“…y un demonio, porque frente a la necesidad de los tiempos que nos atraviesan, recuperaron de la memoria las ganas de ahora: Rock; y suena fácil, aunque de a ratos nos olvidamos que este Belcebú estuvo allí todo este tiempo, seducido por las para nada desmerecidas new waves de siempre y el temperamento del mercado que ya echó hábito.

Casimiro juega a interpretar su propia voz, y en ese reflejo recuperan el eco del rock pero en un aquí y ahora; como pueden, superindependientes, siendo tres pero sabiéndose un trío, que así les sobra y cómo.

Sonido

Video