Sobre la obra

Capturas del Único Camino ofrece una compañía para un momento de calma o de relajación. Puede funcionar como banda sonora para una merienda, un momento de lectura o hasta de una simple meditación; y a la vez ofrece un atractivo objeto de pasiva contemplación.

Fue proyectada para ser exhibida prioritariamente en formato CD Audio aunque también se consideró de manera estructural la exposición individual de cada sección a través grabaciones de duración indeterminada así como en forma de instalación de ejecución constante. Simultáneamente, dos de las secciones se concretaron de manera que puedan ser interpretadas por músicos (instrumentistas la primera, cantantes la segunda). Cada versión presenta diferencias propias de las posibilidades de cada medio (acústico vs electroacústico, soporte físico vs instalación, etc). Para las versiones electroacústicas se creó un algoritmo cuya etapa de desarrollo ocupó un lugar sustancial en la composición, involucrando a esa programación de manera jerárquica en el proceso creativo, con el mismo estatus que la forma, el diseño de alturas y el planteo rítmico.

Las cuatro secciones se corresponden con un único modelo de algoritmo, cuyas variaciones en cada instancia son las necesarias para ajustarse a los diferentes criterios estéticos propios del material sonoro propuesto en cada caso. La materia prima sonora para la creación de la obra consta de:

- "Paisaje Primero" : Instrumentos acústicos.
- "Paisaje Propio" : Sonidos generados con la boca y tracto vocal.
- "Paisaje Artificial" : Sonidos generados por síntesis.
- "Paisaje Natural" : Sonidos generados con agua.

El algoritmo desarollado funciona a modo de intérprete electrónico de una partitura que involucra un listado de pautas y acciones mediadas por elecciones aleatorias. En su carácter de intérprete, el algoritmo se encarga de reproducir el comportamiento de varios instrumentistas, ejecutando sonidos previamente grabados y modificados en tiempo real. Al mismo tiempo, se exploran las técnicas propias del medio electroacústico bajo los mismos criterios compositivos, como ser trayectorias de locación espacial, balances de niveles de intensidad y características espectrales.


Título

Hablar de capturas para hacer referencia al contenido de esta obra se debe al hecho concreto de que la música fue creada mediante algoritmos que operan constantemente, generan música en tiempo real desde el momento que el usuario (en este caso el mismo compositor) inicia el sistema hasta que lo interrumpe, sin importar el período de tiempo comprendido entre esos momentos. A partir de esta característica se realizaron varias grabaciones de la música generada, capturando diferentes instancias del algoritmo y eligienda una única captura de cada uno de las cuatro secciones. De algún modo sería un proceso similar al de tomar fotografías de un área determinada de un paisaje, que en realidad es inabarcable. Por otro lado, el concepto de el único camino está inspirado en los escritos de Alan Watts (1915-1973, Inglaterra ). Tanto sus palabras como las de D.T. Suzuki (1870-1966, Japón ) y Thich Nhat Hanh ( 1926, Vietnam ) han acompañado todo el proceso de creación y desarrollo de esta obra. Lectura a la que el compositor accedió gracias a las reiteradas sugerencias de John Cage a través de sus textos, entrevistas, etc ( al menos para los casos de los dos primeros autores mencionados).


Visuales y Citas

Erik Satie, en las indicaciones de sus partituras, incluía escrituras poéticas para fortalecer el vínculo y la comunicación con el intérprete. Un ejemplo de esas intenciones es su “álbum musical” (1914) para el que sentenció “Esta publicaciónSports & divertisse ments consta de dos elementos artísticos: dibujos y música (...) Estas dos partes, reunidas en un solo volumen, forman un todo: un álbum”. Décadas después de aquellos trabajos y valiéndose del formato disco (de Vinilio, Compacto, sus adaptaciones meramente digitales, etc) muchos músicos trabajaron de algún modo similar esa comunicación complementaria que excede lo estrictamente sonoro. Pero en estos casos, y a diferencia de Satie, el mensaje es dirigido directamente hacia el oyente y no solo hacia el intérprete. De igual manera, la presente publicación opera de manera cuidada y delicada sobre esos elementos estéticos que pretenden sugerir un entorno determinado para la apreciación de la obra musical. Dentro de esa misma búsqueda resulta sumamente atractivo documentar mediante estos textos el proceso creativo para quien sienta curiosidad en él. Al mismo tiempo existe un especial interés por parte del creador en dejar evidencia del marco racional que envuelve a esta obra, condicionando así una atmósfera particular de contemplación que variará según el espectador y que sería diferente sin esta lectura.

Partiendo de lo mencionado, el compositor exploró las posibilidades del entorno Processing (Ben Fry y Casey Reas), desarrollando algoritmos generativos que construyen paisajes abstractos. Los colores y su distribución en esos nuevos paisajes, se realizan a partir del análisis de fotografías tomadas por él mismo, en sus diferentes viajes. De este modo se generan tanto las imágenes de este sitio web como las incluídas en el álbum físico y las generadas en tiempo real en la versión de instalación audiovisual de la obra.